31 de julio de 2007

Jugando a ser García Márquez


Que nunca viera cómo amanece, tocar la nieve, sentir el viento en su cara, la luz en sus ojos. Que nunca sintiese dolor, amor, gula... que nunca gozase con la virtud de hacer reir a la gente. Jugar a ser aquel mono que llora cada vez que anochece, hundirse poco a poco entre las sábana y fundir todos sus sentimientos en una sola carta. Que siempre espera ver la reacción de quién le acompaña para darle una palmadita en la espalda. Ser el hombre cuyo libido y ego frenan sus propios institos altruistas, sus principios más primitivos. Parecer seguro en cada paso al caminar, titubear por dentro pensando en el solo hecho de avanzar. Cacarear orgulloso sus hazañas, apaliar su mirada mientra las recita cabizbajo. Truncando cada decisión se acerca con frivolidad a la salida, para después volver corriendo y jadeando cada lamento que le susurró aquella noche. Simular estar seguro de cuanto cantas.

(Vulgar juego, bonito fracaso)

3 comentarios:

fantasía dijo...

Simulando, simulando, tal vez llegue a creerselo y entonces estará verdaderamente seguro...

Nachete dijo...

Tu libido y tu ego frenan tus propios instintos altruistas. It's so interesting.

Si pudieras dar rienda suelta a tu libido te quedarías algo lívido...(freak)

Meike dijo...

:) Me ha encantado, sin palabras.